Nutrición
[ 22 agosto, 2020 by Rominna Patiño 0 Comments ]

“El lunes, empiezo la dieta”

C

uántas veces en tu vida ha salido de tu boca esta frase y cuánto tiempo te duró la dieta, en la práctica?

Estoy segura que a lo largo de tu vida te has propuesto adelgazar y has fijado una meta de números en la balanza, además, limitada a un “dead line”. ¿Cómo te terminó de ir?

También, estoy segura que recurriste a alguno de estos métodos para perder peso:

  • Dietas milagrosas
  • Pastillas mágicas
  • Laxantes
  • Depurativos
  • Hacer ejercicio hasta desfallecer
  • No comer
  • Ir con el/la [email protected]
  • Dejar de comer pan
  • Hacer la dieta de la luna
  • Hacer la dieta del pepino o repollo
  • Acupuntura
  • Liposucción

Lo cierto es que quizá alguno de ellos te funcionó en el corto plazo, pero ¿qué ocurrió una vez que dejaste la practica? ¿Cuántos días pudiste seguir con la dieta milagrosa?

Ahora que estás reflexionando y haciendo memoria, ¿cuál fue el motivo por el que iniciaste la dieta o te decidiste a perder peso?

¿Qué ves cuando te miras al espejo?

Al igual que tú, pasé mucho tiempo no queriendo mirarme en el espejo porque no veía nada que me gustara, por el contrario, mi dialogo interno (esa voz que tienes en tu cabeza y te habla constantemente) era cruel, poco compasivo y muy exigente… acababa de dar a luz y tenía sobrepeso, mi cuerpo no era el mismo de antes, mi piel no era la misma de antes (tenía estrías y celulitis)… permití que los pensamientos, emociones y sentimientos de insatisfacción con mi cuerpo se apoderaran de mi inconsciente; le hice caso a las personas que me decían “qué gordita estás” (como si yo no lo supiera acaso)… decidí entrar en la “dieta” por el propósito equivocado.

Ahora lo sé. Ahora sé que quise adelgazar para darle el gusto a los demás, para que ya no me dijeran “gordita”, para no tener que escuchar de otra boca lo que mi cabeza me decía todo el tiempo… lo cierto es que fracasé.

3054394 1

Fracasé porque entré en restricciones, porque comencé a no comer, a tener una mala relación con la comida y me obsesioné tanto contando calorías que terminé por hartar al resto de la familia… Seguro que esto también te ha pasado.

Todo esto cambió cuando le detectaron las innumerables alergias a mi hijo… ya no era una “dieta” para bajar de peso, ahora era una dieta con propósito: dar de mamar a mi bebé y que mi leche no le hiciera daño pasándole alérgenos. El primer mes fue, por decirlo menos, horroroso… cada mes que pasaba, eran más y más exclusiones de alimentos… llegó un momento en que sólo comía papas, zanahoria y arroz… fue entonces que descubrí que lo que yo necesitaba no era una “dieta sin alérgenos”, si no, un estilo de vida saludable.

Cuando me di cuenta que no podía nadar contra la corriente, pues la dieta era, en ese momento, mi estilo de vida, tuve el pensamiento revelador…mi verdadero propósito no era estar a “dieta”, mi verdadero propósito se convirtió en que ninguna mamá debía pasar por todo lo que yo pasé cuando inicié la “dieta del amor”.

189312-OXJXJN-144 1 (1)

Ya con el propósito claro, me di la tarea de forjar un estilo de vida que me permitiera convivir con las alergias. Fue así que me certifiqué como Health Coach con especialidad en Nutrición Integrativa y más adelante Bio Regulación y Detox.

Con el correr de los años, he podido comprender que todo aquello que piensas, crees y sientes, impacta de una forma u otra en tu organismo y ese estrés crónico termina por boicotear nuestro metabolismo; que el verdadero propósito de entrar en la “dieta” es no hacer dieta, sino más bien trabajar por un estilo de vida saludable, que te dure para siempre y cuya única convicción tuya sea lograr la meta de verte en el espejo y ser la mujer u hombre que más ames; no un número en la balanza.

Cuando logras tomar consciencia que la figura de la Rock Star de TV es de ella y no tuya; cuando ames tus estrías y tu celulitis, porque es tuya, es parte de tu cuerpo, ese vehículo que te permite transitar al logro de tu propósito de vida; entonces y sólo entonces, podrás comprender que has logrado amarte y podrás, desde ahí, desde el amor propio, construir tu estilo de vida saludable y que te va a durar para siempre.

No te invito a seguir una dieta, te invito a transitar hacia la construcción de nuevos hábitos que se ajustan a tu bioindividualidad, a tu ritmo, a tu tiempo, respetando tus gustos a través de una completa guía, apoyo y contención.

Y tú, ¿te vas a pasar la vida a dieta o vas vivir con propósito?

No te pases la vida a dieta, mejor cambia de hábitos y construye el estilo de vida saludable que te dure para siempre.

Recuerda que todo lo que haces hoy por mejorar tu salud y bienestar, repercute en un mejor mañana.

Soy MariFer Wellness y te ayudo a lograr tus metas de bienestar físico, mental y social.

Deseo que cada día lo conviertas en el mejor de tu vida. Si no sabes cómo, yo te ayudo a lograrlo.

Mariana Díaz Fuentes

[Health Coach en Nutrición Integrativa]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *